viernes, 27 de julio de 2012

Un poema de Gsús Bonilla

COMO UN DIOS

puedes usar el corazón de precipicio,
y de latidos
las ganas de saltar;

en ocasiones
un traje de cemento
es lo más ligero para llevar de equipaje,
claro que, aunque todo esté perdido
siempre queda ropa impoluta
y sin arrugas
que al menos servirá en la mortaja

sin embargo, siempre fui...o
mejor dicho, yo soy más
de levantarme en las caídas
y resucitar

en los terceros días.

GSÚS BONILLA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada